REVISTA FUEGO 156

Parece que acabamos el verano, tiempo  intenso para muchos de nosotros  en nuestras respectivas áreas. No obstante, lo acabamos con gran pena.  Pena que no es otra que la que dejan detrás los incendios forestales y las pérdidas que ellos conllevan.

Para poder valorar en su conjunto  esta “campaña”, habrá  que esperar  a ver los datos  ofi- ciales finales ofrecidos por las distintas Administraciones competentes, aunque de todos modos son ya valorables las pérdidas  humanas que  se han  dejado  por el camino.  Lamentables  son todas  ellas pero especial incidencia tienen  para nuestro  colectivo los fallecimientos de intervi- nientes  en el ejercicio de su función. Y aquí quiero y debo  incluir también  a nuestros  vecinos portugueses con los que compartimos frontera, historia, cultura y, también,  “problemas”.

En Portugal: tres bomberos fallecidos (una bombera calcinada en una situación dramática al quedar  atrapada y no poder  ser rescatada),  y en España: dos bomberos gallegos murieron en el incendio declarado  en San Vicente en el municipio pontevedrés de Fornelos de Montes; otra víctima mortal se produjo en la extinción de un incendio en la localidad coruñesa de Outes y un último brigadista fallecido en el incendio originado en el término municipal de Senés (Al- mería). Sin lugar a dudas,  datos para la reflexión.

No obstante, el 7 de agosto  se inauguraba una trágica semana  con el fallecimiento de un bombero del Ayuntamiento de Palma en un incendio estructural  en una céntrica cafetería  de este municipio.

Todo esta aún muy reciente  pero conocer  las circunstancias  en las que se producen estos accidentes debe servir como experiencia y, en definitiva, como parte del proceso de aprendizaje que evita que estos sacrificios no sean en vano y caigan en saco roto.

Desde ASELF, como siempre, hemos transmitido  y hecho llegar a los familiares, compañeros y allegados de todos ellos nuestras  más sentidas condolencias  y nuestro  más profundo recono- cimiento. Reiterados desde estas líneas en nombre  de todos.

Desgraciadamente, los finales de verano suelen tener  como protagonista los incendios fo- restales como fondo, pero para los que nos dedicamos  a esto –y para la propia ASELF– esto es una parte más de nuestra  actividad.

De hecho, los que seguís y participáis de las actividades y noticias de la Asociación sois cons- cientes de la gran cantidad  de oportunidades y actividades de interés que están surgiendo.  Tal es así, que los que estamos  en ASELF sabemos  que la Asociación ha sido, es y debe ser motor y vehículo que canalice, permita compartir y cohesione  a todos  los que tenemos intereses co- munes y participamos  como socios de esta organización.

Lo anterior  se traduce,  entre  otras  muchas  cosas, en una  página  web  permanentemente mantenida (lo que  conlleva también  un proceso  dinámico de implantación)  y en un número más de nuestra  querida  revista. Circunstancia  ésta última que nos debe  congratular a todos, ya que  la revista FUEGO es de todos  y la hacemos  entre  todos,  y no es una  editorial que  la lance para ganar dinero o con marcados  fines comerciales.

En fin, aquí tenemos el resultado  del firme compromiso  que  esta  Junta  Directiva asumió con respecto  a nuestra  revista FUEGO: continuidad, periodicidad,  utilidad y calidad.

Pablo Gárriz Galván

Presidente

 

Contenido restringiod / Sólo miembros

No puede ver este contenido porque está disponible para los miembros solamente. [userpro template=login] Por favor o Register para ver esta área.

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?